Centro de Recepción del Teatro Romano de Cádiz

2005 - 2010


Calle Mesón, 11 y 13
Cádiz

Promotor

Oficina de Rehabilitación del Casco Histórico de Cádiz
Empresa Pública de Suelo de Andalucía


El Teatro Romano de Cádiz, ocupa el cuadrante sureste del Barrio del Pópulo, entre la Catedral Vieja y el Arco de los Blancos. El área actualmente excavada se encuentra delimitada por una serie de construcciones: la Capilla de las Reliquias de la Catedral Vieja, el Conjunto Arquitectónico de la Casa de la Contaduría, la Posada del Mesón, las fincas número 13, 15 19 y 21 de la calle Mesón, el número 1 de la calle Silencio, el Arco de los Blancos y la Guardería Municipal.

El proyecto tuvo como objeto la Adecuación para Centro de Recepción e Interpretación del Teatro, de una serie de locales, antes inconexos, situados en parte de las plantas bajas de la Posada del Mesón y de la finca número 13 de la calle Mesón.

Integrando los locales mediante una sencilla operación a través de un sistema de escaleras y rampas salvando las diferencias de cotas existentes, se conforma un espacio continuo que permite al visitante entender el monumento previamente a su visita. A lo largo de ese itinerario, las vistas sobre el Teatro ‘visible’ -área actualmente excavada- materializadas mediante aperturas estratégicas en los muros exteriores, se solapan con otras sobre el Teatro ‘oculto’ -restos arqueológicos bajo tierra- resueltas mediante pozos.

La entrada principal se realiza desde la calle Mesón, conscientes de la importancia que para la revitalización cultural del Barrio tendrá la ‘presencia’ del Centro. El recorrido se desarrolla a través de una ‘calle interior’ escalonada que conduce hasta el Vestíbulo Principal ubicado en la crujía lateral de Posada del Mesón. Dada su posición estratégica -junto al Patio de la Posada, sobre el área de la escena y volcado a la cávea excavada- este ámbito se erige en el más representativo del Centro, aunando las mejores vistas con los pozos de visualización de mayor interés arqueológico. Una promenade situada en uno de sus extremos, introduce al visitante en las restantes dependencias en las que, junto a las explicaciones sobre el monumento, nuevas ‘perforaciones’ -horizontales y verticales- dan continuidad a la intervención.